jueves, marzo 27, 2014

Suárez: Concordia nacional.

 
Ahora todo son elogios y comentarios para ensalzar su obra, su aportación fundamental a la llamada Transición que permitió a España alcanzar una Democracia plena, tras décadas de la Dictadura del general Franco. Ahora todos son lamentos por su pérdida, referencias a la terrible enfermedad que lo ha mantenido una década larga al margen de la sociedad española, de su propia familia y del pueblo español al que como buen servidor del Estado dedicó buena parte de su vida y poco mas de cuatro años como Presidente de un Gobierno que sentó, en tan breve espacio de tiempo, las bases para la convivencia entre pensamientos diferentes...
 
Ahora, eso es algo consustancial con la forma de ser de los españoles, todos son lágrimas y como dice la sentencia popular, lo que no se va en ellas - en lloros emocionados - se va en suspiros por algo que tuvimos, que no supimos cuidar y que dilapidamos estúpidamente para dejar paso a esta Democracia social que dicen disfrutamos pero que nos ha traído un permanente enfrentamiento cainita entre quienes no piensan igual, una insufrible partitocracia - todo por el Partido y para el partido - y un generalizado mangoneo de unos y otros, de políticos nacionales, autonómicos y locales, que por desgracia es el cuento de nunca acabar.
 
Pero nada de ello puede empañar la obra importantísima, esencial, llevada a cabo por quién fue el Primer Presidente de nuestra Democracia, que llevó a cabo decisiones capitales para que España pasara de un régimen nacido de una desgraciada Guerra Civil a otro en el que la soberanía nacional está en manos del propio pueblo y en el que los ciudadanos, mediante su voto, pueden decidir quién gobierna o que principios pueden inspirar la Carta Magna, la Constitución, esa Ley Fundamental por la que desde entonces nos regimos. Nada de ello, ni siquiera lágrimas ni suspiros, con los que muchos han tratado de hacer olvidar sus traiciones de entonces - como las Negaciones de Pedro - pueden disminuir un ápice la figura de Adolfo Suárez...
 
Descanse en Paz quién hizo posible entre nosotros la Concordia.
 
 

2 comentarios:

mari carmen garcia franconetti dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mari carmen garcia franconetti dijo...

Fue el "arquitecto" de nuestra Transición, junto a otras personas. Su valía, valentía y gran talla política será cada vez más valorada, según vaya pasando los años. Hoy no se ven, desgraciadamente, políticos como el Presidente Suárez.

España le debe mucho a éste destacado estadista.

Nos queda su legado y magnifico ejemplo.

¡Descanse en paz D. Adolfo Suárez!

Un saludo.

Mari Carmen.