viernes, noviembre 05, 2010

Franco tambien cambiaba los apellidos...

Vamos que estos demócratas que por lo visto no tienen otra cosa en que ocuparse, con la que está cayendo - paro, economía en precario, violencia contra la mujer, pensiones cuyos fondos de reserva disminuyen cada vez más, nacionalismos separatistas...- al final vienen a hacer ahora lo que ya en tiempos de la oprobiosa hacía el General. Pués quiero que mi nieto anteponga el franco al martínez bordiú y no había guapo que se atreviera a llevarle la contraria...

Es decir, que treinta y cinco años no son nada, parodiando la canción y volvemos por donde solía, que diría el poeta, ya que ahora la ocurrencia es, por aquello de lo igualitario entre mujer y varón - antepongo a la fémina no vaya a ser que me corran a gorrazos - dar preferencia al orden alfabético a la hora de inscribir los apellidos en el Registro Civil, que eso por lo visto justifica el papel de la mujer en la sociedad.

Y es que ya digo, era asunto tan importante y prioritario que había que introducir el debate en nuestra sociedad no vaya a ser que el tiempo pasara y este asunto clave para la vida nacional se quedara sin abordar por la autoridad competente.

Como consecuencia de esta anunciada intención sobre el registro de nuestros apellidos un ilustre compañero periodista ha calificado al Gobierno de estólido y aunque pienso que la adjetivación es muy atinada, me atrevo a corregirle manifestando que en mi opinión, tal vez habría que llamarle estúpido por perderse en este tipo de cuestiones vanas...

2 comentarios:

Bella Sanchez Nuez dijo...

Me parece dicho con los debidos respetos, que el termino estupido se queda corto. Lo de los apellidos, que primero el tuyo y luego el mio o viceversa es cuestion a decidir entre los correspondientes padres, los que aunque solo sea por logica deberían ponerse de acuerdo, sin que el ESTADO, tenga que decidir sobre esta tesitura. El ESTADO esta para otras cosas. Haciendo analogia de un anuncio de television, dentro de cada casa (familia)existe una republica independiente, y ahi, salvo caso grave, no tiene, y nunca tendra potestad ni el estado ni nuestro señor presidente.
Si los padres no se ponen de acuerdo y acuden a que decidan por ellos, se esta perdiendo la poca libertad de la que gozamos los ciudadanos, y que cada vez mas, por desgracia, este gobierno, esta recortando y tratando de crear las situaciones que le convienen, adoctrinando a los menores y prohibiendo ciertas cosas, supuestamente en beneficio de la menor, haciendo funciones que les corresponderian a los padres. Adoctrinar no es labor del gobierno, y decidir por los progenitores tampoco.
Es mi opinion.

Andrés L. Cañadas dijo...

Opinión que me parece muy sensata y que suscribo, por supuesto.
En cuanto a lo de quedarme corto con lo de estúpido,creo que es cuestión opinable, ¿verdad?
Un saludo.