sábado, junio 06, 2015

Una nauseabunda pitada al Himno...

Viendo esta misma mañana, a través de la televisión, el acto central del llamado Día de las Fuerzas Armadas, con el solemne homenaje a los caídos de todos los tiempos por España y el posterior y sobrio desfile ante el Rey Felipe VI, se me ha venido a la memoria como contraste el bochornoso, triste y lamentable esperpento protagonizado hace ahora una semana, en el Campo Nuevo de Barcelona, por centenares de miles de seguidores de los equipos de fútbol que se disponían a disputar la final del torneo de Copa que no tuvieron mejor forma de manifestar - como algunos pretenden - su libertad de expresión que producir una estruendosa pitada tanto a la presencia del Jefe del Estado como a la interpretación de nuestro Himno nacional...

Después, ya se sabe, declaraciones de algunas autoridades del Estado, ciertas editoriales de denuncia en determinados medios informativos, reuniones para tratar de sancionar esta incívica conducta, anuncio de posibles sanciones y poco mas para que, como en ocasiones precedentes, vaya pasando el tiempo y aquí todo quede en el indignado asombro de millones de españoles de bien que ante los símbolos de su Nación en toda ocasión y circunstancia muestran su profundo respeto, como es debido y como es práctica habitual en todos los países que se precien de ser civilizados y serios.

Con la excusa del fútbol no es la primera vez que debemos lamentar una situación semejante, tanto ahora en Barcelona como anteriormente en Valencia con alguno de los mismos equipos que no tienen el menor pudor en participar en la Copa del Rey, y sobre todo en los pingües beneficios que su disputa les reporta,  pero parte de cuyas aficiones aprovechan la ocasión para manifestar su rechazo - ¿tal vez su odio visceral? - a España cuando suenan las notas de nuestro Himno o aparece en el palco de autoridades Su Majestad el Rey, titular precisamente de dicha competición futbolística...

De esos aficionados de la protesta contra España, que voy a decir mas si con su actitud ellos solos se califican. Y de los que tratan de encubrir semejante dislate con el recurso a la citada libertad de expresión para que perder el tiempo en memos semejantes. Podría referirme a quienes teniendo la obligación de velar por la convivencia social y el buen nombre de nuestro país, han pecado una vez mas de incumplir su responsabilidad por omisión o quizá por cobardía, pero ¿acaso hace falta señalarlos...?

3 comentarios:

mari carmen garcia franconetti dijo...

No fue libertad de expresión, sino carencia total de respeto, agresión y vulneración de todos los principios éticos y cívicos. Hace muy poco, en mi blog, tembién hice una entrada sobre el tema, que te invito a verla, si te apetece:

http://franconetti-aula-abierta.blogspot.com

Mi enhorabuena por tu entrada, Andrés, estoy completamente de acuerdo contigo y me alegra ver reacciones como la tuya. Tampoco se han puesto los medios necesarios , se sabía que podría pasar algo así y no han hecho nada por evitarlo. Indudablemente eso tiene sus responsables directos y sin paliativos.

Aistosamente.
Mari Carmen.

mari carmen garcia franconetti dijo...

Amistosamente, quise decir, disculpa el lapsus.

Andrés L. Cañadas dijo...

Gracias Mari Carmen por tu comentario al mío sobre la vergonzosa pitada al Himno y al Jefe del Estado. He entrado en tu Blog y he visto lo publicado por ti, que igualmente comparto. Pienso que si ante estas actitudes fascistas, intolerantes y anti democráticas nos quedamos callados, mal vamos...

Desgraciadamente esa es la España "culta" y tolerante de que disfrutamos hace ya algunos años.

Un saludo cordial.