miércoles, julio 31, 2013

La Reforma necesaria...

Si algún ingrediente faltaba en este guiso en el que entre unos y otros, por la derecha y por la izquierda, han convertido la actividad política de España, que mas que alimentar suele provocarnos cotidianamente digestiones bastante pesadas, vuelve ahora a activarse el proyecto de reforma de la Administración que, naturalmente y como no podía ser de otro modo, ha sido inmediatamente contestado por las Autonomías, por algunas Diputaciones no afectas - como se diría antaño - y por muchísimos Ayuntamientos que han visto en la medida un efectivo recorte a sus atribuciones...

Claro que mientras se ha gastado en fastos y obras, a veces tan esperpénticas como algún que otro tranvía cuyas llaves han tenido que ser devueltas por el Alcalde de turno a la Junta de Andalucía, nadie ha dicho ni mu y miel sobre hojuelas, que ahora cojo yo los dineros que he recibido para determinadas obras o pagos de servicio y los empleo en abonar - por ejemplo - las nóminas de los empleados municipales, cuyo número ha crecido exponencial e irracionalmente, o en sufragar "mi" Tele particular, a mayor gloria del Partido y de las ideas propias.

Pero guste o no, nuestro país está demandando, desde hace ya demasiado tiempo, una profunda y urgente reforma de una Administración poco racional, en la que se superponen organismos y competencias, naturalmente se multiplican puestos, funciones y funcionarios y en la que el principio de la lógica y la racionalidad parecen haberse perdido en aras a la imposición de ideologías y al descarado uso de los cauces administrativos para la colocación de allegados y correligionarios y en esto, vamos a ver ¿quién se atreve a lanzar la primera piedra…?

Pero junto a la corrupción, la reforma educativa, las medidas que afectan a la Investigación, la reforma sanitaria, la subida de impuestos, la legislación laboral o los evidentes abusos de las nóminas y privilegios de la llamada clase política, lo único que nos faltaba ahora era esto de la pretendida Reforma de la Administración, para acabar de empatarla.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Don Andrés me figuro que ha cogido vacaciones que, no dudo, son merecidísimas. Antes Vd. se despedía pero este año, ni mijita.
Y yo, que le sigo fielmente, todos los días queriendo encontrar sus palabras y magisterio.

Pedro Gpinto dijo...

Pues, querido y no tan lejano Andrés, solo te dejo un par de líneas para expresarte mi saludo con todo el cariño.

Justo frente al Bazar La Alhambra enfilaba mi calle y en ella, mi casa era de las más viejas y menos lujosas.

Andrés L. Cañadas dijo...

Sobre la NO despedida, explico en lo publicado hoy la causa que me impidió cumplir con un elemental deber de cortesía. Espero se acepten mis disculpas.

En cuanto al amigo que vivía en la calle frente al Bazar Alhambra, la alegría del reencuentro y un abrazo cordial.